CEPAP

Una Mirada al desafío de un currículo abierto y flexible

Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente

Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente
CEPAP

Equipos de Sistematización

Equipos de Sistematización
Aprendizaje en comunidad

viernes, 21 de mayo de 2010

Miradas desde Jesus...


En el Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente (CEPAP), resulta común el término “dialogo con autores”. Éste hace referencia al intercambio o interacción comunicativa y constructiva que debe establecerse con los diferentes teóricos estudiados. Dicho dialogo debe ir mas allá de las simples citas textuales o referenciales que puedan apoyar una hipótesis de estudio, ya que en él está explícita e implícita la articulación entre el autor y el participante, estudiante, docente o facilitador, que lo consulta.


Al plantear la elaboración de un ensayo para consultar la Biblia y encontrar en ella los postulados vinculados a la formación del hombre propuestos por Jesús de Nazaret, prefiguro una misión que denomina “dialogo con Jesús”, el cual inicia pidiendo con profunda fe Don de Ciencia y Discernimiento para entender los santos escritos. Al iniciar el estudio con la lectura del libro de Mateo en el Nuevo Testamento, especialmente el pasaje de la parábola de los talentos, encuentro en su narración una gran enseñanza moral, según este escrito, Dios como poderoso entrega al hombre sus bienes y lo que espera de éste es que se les dé buen uso, para cuidarlos y multiplicarlos.


Esta parábola habla literalmente de la entrega de talentos (mina, riquezas), hoy por hoy, el término talento se entiende como las habilidades, inteligencia, entendimiento o genio que cada persona posee, entonces, se puede afirmar que los talentos son regalos de Dios para cada ser humano, es importante entenderlos y usarlos con sabiduría, lo cual implica éxito y una buena relación con el reino de los cielos.


En el CEPAP, cada participante que ingresa se incorpora con una maleta o mina de talentos, cuya práctica da cuenta de una experiencia que deben demostrar, mejorar o estudiar a lo largo de todo su proceso formativo. Resulta incuestionable, el hecho de que Jesús plantea la valentía de trabajar por los talentos y con mucho optimismo respeta este rasgo en la mayoría de los participantes que hace vida en el centro, suele observarse con inquietud, que no todos los que ingresan, terminan con éxito la licenciatura, y a menudo se escucha la expresión: “Estas personas no estaban hechas para el CEPAP”, sin embargo en el mismo libro de San Mateo, capítulo 13 versículos 10,17. Jesús habla del propósito de la enseñanza a través de parábolas, donde cabe resaltar el versículo 12 que reza: “Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado” ésta afirmación es ratificada más adelante en la parábola de los talentos Cáp. 5 de Mateo versículo 29, entonces, podría decirse que en principio, hay que tener esos talentos por dádiva divina y una vez que se manifiestan deben ser sembrados, cosechados y multiplicados con trabajo, tenacidad y disciplina.


Se observa en las enseñanzas de Jesús, la formación del hombre partiendo de la fe en que Dios ha concedido unos talentos o dones a cada ser y partiendo de éstos, debe procurarse nutrirlos y mejorados, podría decirse que en comparación, los griegos parten desde cero, buscando a sus discípulos por su físico para instruirlos en sabiduría, como afirma Pablo en la primera carta a Los Corintios Cáp. 1, versículos 22 al 24 donde afirma que los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría, destacando que los cristianos predican en Jesús el poder y la sabiduría de Dios como ganancia de la fe.


El evangelio de Marcos nos muestra esto cuando narra el principio del ministerio de Jesús, el cual, a mi juicio habla de la forma muy elocuente del valor de la fe absoluta en el servicio implícita en la labor educativa, declarada de forma poética y en parábolas por Jesús al llamar a sus apóstoles a ser “pescadores de hombres” y lo ratifica el apóstol Juan al describir la enseñanza de Jesús, como camino al reino de los cielos, siendo él mismo Padre, Hijo y Espíritu Santo, en una sola Divina Persona.


El mismo Juan discípulo amado y más joven de Jesús, enseña: “quien no ama a su hermano a quien ve, ¿cómo va a amar a Dios a quien no ve?” Es por ello que la fe es una de las virtudes teologales de la iglesia católica, siendo la esperanza y la caridad las otras dos. Sin embargo, no obviar el hecho de que Jesús fue maestro incluso antes de comenzar a obrar su ministerio, ya que en sus primeros treinta años cumplió sus deberes familiares, santificó su trabajo de carpintero artesano, sirviendo de esta forma un modelo para todos los hombres.


El estudio de los evangelio permiten desarrollar y transmitir una cultura y valores de formación que indudablemente es Cristo céntrica y, por tanto podría decirse que también mariana, ya que María se encuentra unida con lazo indisoluble a la obra salvífica de Jesús su hijo. Estas enseñanzas tratan de formar al “hombre nuevo” que se reconozca como hijo de Dios, hermano de todos, responsable de asumir un compromiso que ayude a la construcción de un mundo mejor.


Sea cual sea, el espacio de formación, la fe y la cultura son importantes para el desarrollo del ser humano, en la búsqueda de coincidencias entre los distintos evangelistas, lleva a la conclusión de que Jesús basa sus enseñanzas en la fe y en el desarrollo de los talentos que cada uno recibe a través de ésta. El CEPAP procura la formación integral de sus participantes mediante el desarrollo de los talentos que estos poseen y definen en su experiencia. Cada uno en su fe, cree firmemente en estos talentos y mediante ellos perfilan con voluntad su inteligencia, afectividad, carácter, personalidad, habilidades, destrezas y conocimientos. Todo esto les capacita para participar activamente en la vida social y cultural, para la convivencia, la comunicación entre las personas y entre los pueblos, con un espíritu abierto, dialogante, reflexivo y ajeno a toda forma de violencia. Todos estos rasgos cobran mayor significado al procurar un acercamiento al mensaje pedagógico de la biblia, ya que la labor antes descrita se configura en un clima de convivencia cristiana que hace posible, dentro de esta sociedad pluralista un diálogo fe – cultura – formación.


Como cristiana, no solo acepto y concuerdo con los postulados de Jesús, también intento promover mediante mi práctica diaria las virtudes de hombres y mujeres con quienes comparto, creciendo y haciéndoles crecer mediante la educación, por el esfuerzo perseverante y con los actos buenos expresamente buscados y queridos, profundamente agradecida de Dios por sus obras y enseñanzas.

Miradas desde los Griegos...


El contexto laboral donde me desenvuelvo, es el Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente (CEPAP), el cual, constituye un programa adscrito al Vicerrectorado Académico de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez (UNESR). Éste, como universidad, está facultado para otorgar el título de licenciada (o) en educación, así como certificados de aprobación de cursos, surge como una propuesta de reconocimiento de experiencia y se hace válida la sistematización de la práctica, con miras a desarrollar una propuesta formativa de carácter alternativo e innovador “…capaz de integrar la teoría y la práctica y la reflexión metodológica, a través de sistemas curriculares abiertos, flexibles cuyos resultados se expresan en una clara incidencia, tanto escenarios académicos como en ámbitos sociales y comunitarios” (Lineamientos Curriculares 1976: 11-12).

El camino transitado por este centro en la categoría de Profesora Instructora a tiempo completo desde el año 2008, en vínculo con la Sub-Dirección Académica, me ha permitido visualizar debilidades e inconsistencias en el proceso formativo, éstas se presentan caracterizadas por ser diversas y complejas ya que se gestan desde la particularidad de cada facilitador y de los participantes miembros de los Equipos de Sistematización. Entre las principales funciones cabe destacar, el velar por el desarrollo de los procesos académico-administrativo de los participantes, el cual está ligado a su proceso formativo de aprendizaje permanente que resulta en una serie de productos académicos que sustentan el Perfil del Egresado del CEPAP. La práctica se problematiza en virtud de que al recibir los Cierres de Escolaridad (conjunto de productos académicos o evidencias de aprendizaje que elabora cada participante durante su carrera), éstos presentan debilidades tanto en lo administrativo cómo en lo académico.

Proponer un Estudio sobre el proceso formativo a través de la sistematización de experiencias de evaluación de las evidencias de aprendizaje entregadas por los participantes del CEPAP en sus cierres de escolaridad, implica sin lugar a dudas observar los procesos académicos que en ellos está, o “debe estar” implícito, esto representa un arduo trabajo de revisión, lectura, descripción, y reflexión sistemática de sus contenidos que va más allá del producto en sí mismo, sino que también amerita la interacción con los participantes autores, lo que implica la necesidad de aplicar un modelo cualitativo, ya que estos se ajustan a los requerimientos de este trabajo, y a mis necesidades de formación.

Toda reflexión realizada a los procesos formativos del Cepap amerita, observar como fue concebido este centro, qué es en la actualidad y qué se pretende con él a futuro, agudizando la mirada en la noción del “Método de Proyecto Cepap”, el cual puede ser observado desde varios puntos, la facilitación, el proceso de aprendizaje de los participantes y los productos académicos entregados en el Cierre de escolaridad, entre otros. Esta labor resulta de gran importancia para el centro ya que en los últimos encuentros entre facilitadores del Cepap, ha quedado en evidencia la necesidad de profundizar en el tema de los procesos formativos desde sus distintas miradas, en función de promover la posible publicación de materiales que sirvan de apoyo a dichos procesos.

Este estudio brinda la oportunidad de ofrecer pistas pertinentes sobre un programa con carácter de ensayo de la UNESR, el cual, se define como “inacabado” y sin embargo, realiza aportes importantes en lo filosófico, teórico, conceptual y expreriencial de la praxis educativa en Venezuela. Se plantea el estudio de procesos formativos innovadores que manejan teorías y prácticas de la enseñanza, procesos socioafectivos, teorías y modelos de aprendizajes y teorías curriculares, con relaciones principalmente andragógicas, flexibles y ajustables en gran medida a las necesidades e intereses de aprendizaje de los actores/autores ligados a ésta práctica.


Para comentar o parafrasear algunas ideas extraídas de la lectura del libro Paideia, recomendado para los participantes de la Maestría en Ciencias de la Educación, en el cual me permití observar las diferentes inclinaciones en torno al concepto de formación desde la postura de los filósofos: Homero, Sócrates y Platón, se puede señalar a continuación lo observado como punto de convergencia entre los tres griegos.

La lectura del texto sugerido, me movió a reflexionar sobre la importancia universal de los griegos como educadores, han pasado muchos años desde que hicieran sus planteamientos sobre la formación del hombre, pero allí se encuentra unas bases filosóficas y epistemológicas, una manera de hacerlo bajo un enfoque paradigmático que llega hasta nuestros días, y que se ha ido cambiando, modificando a lo largo de los años y hoy se sigue debatiendo a la luz de los paradigmas emergentes.


HOMERO, llama profundamente la atención de la autora en lo que queda establecido en la obra, en cuanto a su postura de "educar para pronunciar palabra y realizar acciones", se orienta de esta manera hacia una formación integral. Se observa también la transformación de educación en formación, cuando liga de forma inseparable la Areté con Nobleza y establece que "el rango y el dominio preeminente de los nobles exige la obligación de estructurar sus miembros durante su temprana edad de acuerdo con los ideales válidos dentro de su círculo", lo que constituye la modelación de un hombre completo de acuerdo con un tipo preestablecido.


SÓCRATES, se perfila como el fenómeno pedagógico más importante de la historia del occidente, enmarca el proceso de formación de sus discípulos a través de la exhortación y la indagación (me hizo recordar al estilo del maestro en la película "la lengua de las mariposas"), habla de la formación del hombre para gobernar o ser gobernado, resaltando el cuidado del alma, como el cuidado del conocimiento del valor y la verdad.


PLATÓN, es el primero en dar luces sobre un Currículo predeterminado por el estado, lo cual resulta ser una innovación revolucionaria de excepcional alcance histórico, resalta al igual que Homero la formación del alma y del cuerpo, a través, de la música y de la gimnasia. Establece que el ejercicio del Poder debe estar ligado a la educación y de hecho el ejercer poder se subordina a la mejor educación, por lo cual la esencia del estado está en la misión educadora.

Por otra parte, Platón practicaba el celibato, de hecho hace especial énfasis en afirmar que la formación de los guerreros debería ser de carácter célibe, pero al intuir rechazo a este planteamiento, profundiza en la formación de la mujer en función de ser esposas y madres dignas, desarrollando cualidades y habilidades específicas para cumplir este rol, que entre otras cosas garantizaría que la mujer adquiriera aptitudes en cultura musical y gimnástica para cumplir su cometido de madre de la futura generación. Ésto en función de destacar el vigor de una rigurosa selección para el éxito del propósito educativo.


La lectura sobre la filosofía griega es extensa profunda, compleja y sobre todo muy rica, estudiar a Homero, Sócrates y Platón ha significado, una sacudida a sentimientos y emociones en torno a la pedagogía, al relacionar lo hasta ahora estudiado con la idea o posible tema de investigación se observa pertinente la reminiscencia de Platón "Conocer es recordar", indudablemente el proyecto de investigación va ligado no sólo a la realidad laboral y pedagógica practicada como docentes, sino también a los preceptos, postulados y paradigmas que como seres humanos se tiene desde el inicio de la vida y que viene dado más allá del momento de la concepción a través de los procesos formativos que se dan en el entorno familiar y que se hereda de los ancestros en ascendencia.

Platón resulta fascinante, al llegar a “EL MENÓN” el lector se encuentra con los valores expuestos como cualidades llamadas virtudes, estrechamente ligadas a la Areté y como parte esencial de la formación humana. En los debates que se dan en la actualidad sobre los procesos educativos (sin distinción de contexto y/o nivel educativo) Los valores surgen y parecen trascender en el tiempo como estandarte, basamento, fuente inseparablemente ligada a la educación, desde tiempos remotos esta virtud se postula como parte y esencia del "Saber" y por ende imprescindible en los procesos educativos.

Hablar de un alma inmortal que para unos es motivo de fe y para otros es causa de angustia, para Platón es fuente de conocimientos ya que en sus planteamientos habla de la necesidad de esas "vidas pasadas" para poder recordar y llegar a las ideas que conllevan a los conocimientos efectivos.
Esos recuerdos responden a necesidades de aprendizaje y estas a su vez están dadas por la reminiscencia, al analizar este circulo o mejor dicho "espiral" de vidas y aprendizajes se encuentra sobrada lógica en el hecho de utilizar el diálogo como estrategia didáctica para alcanzar esos aprendizajes, interesante promover a través de las interrogantes, la ironía, la conversa casi que cotidiana la formación del hombre, tal como se viene haciendo en el Cepap desde hace más de tres décadas, en las cuales se abandonan los salones y sus participantes no ven clases, sino que confluyen en reuniones o sesiones de formación e interacción constructiva, donde además se promueve un diálogo de saberes con los distintos teóricos especialistas en cada materia.


Entonces, que bueno fomentar hacer válido el reconocimiento de la experiencia en los espacios de formación, escribir y sistematizar las prácticas educativas y los sitios tecnológicos de diálogo que van más allá de la reuniones presenciales y que brindan la oportunidad de expresar las necesidades de aprendizaje, los avances que se facilitan y los aportes (grandes, pequeños, humildes o arrogantes), que cada uno en su riqueza personal trae al denominado Equipo de Sistematización

Procesos Formativos del CEPAP

video

martes, 18 de mayo de 2010